lunes, 30 de noviembre de 2009

3+D

3Digital Entertainment pasa a ser 3+D Entertainment. Un nombre con el que estamos más de acuerdo y que nos define mucho más: combinamos la producción audiovisual en 3D, con la Innovación y Desarrollo de la tecnología estereoscópica.

Eso y una foto de la VegasVision 3D 1.0 terminada pinchando aquí.

Pedazos de papel encontrados en un bolsillo tras tres noches de locura

Esta es mi ciudad. Y nada puede hacerme daño. Y siempre encontraré gente. Y nunca estaré solo del todo. Y en todos lo sitios saben quién soy y también saben que no soy nada. Y eso está bien.

Las chicas que tapan sus defectos no pueden ver tus cosas buenas, porque también las esconden bajo sus faltas.

Sentir su piel es como sentir a dios, es como sentirlo todo y sentir que estás vivo.

¿Y el día que le diga que me muero de ganas de verla? Seguramente, ese día la jodamos.

¿Por qué son monjas? ¿Por qué enfermeras? Parece que les encanta cuidar de ellos. Cuidarles, darles esperanza, hacerles la comida, la cama, buscarles la ruina. ¿Por qué tantas taras? Taras físicas y/o mentales. ¿Quieren sentirse útiles cuidándoles? ¿Quieren sentirse mejor? Es posible que la única forma de sentir amor por ellos, sea sintiendo compasión. Y pena. Me cago en todo.

Podría compensar lo que pierdo de mi propia alma robándole un poco de su cuerpo, su vida, su energía, sus pensamientos, sus anhelos, sus sueños, su juventud… Le estás robando parte de su juventud y tú piensas como un imbécil que eso te hace más joven.

La vida nocturna no te lleva a nada salvo a ti mismo. No es tan guay como parece, aunque desde luego es mejor que quedarte en tu puta casa. Pero el dolor es jodido, aunque el dolor es lo que te permite disfrutar de todo ello.

Y ella es preciosa. Y no solo porque sea guapa, sino porque es maravillosa. Porque tiene esas cositas que le hacen tan mágica. Hablar de esa manera y decir esas tonterías y ser tan pasional y tan espontánea y que cada momento con ella sea irrepetible, único y maravilloso. Que cada gesto de ella no se te olvide. Ahora, es jodido volverte a tu puta casa y quedarte con todo eso.

Ya basta de matrimonios escondido bajo los 20 años. Quiero compartir y vivir y sentir cada momento. Existe amar más allá de. En A Love Supreme, Coltrane no hablaba de dios como dicen los críticos. Hablaba de ti.

Escuchar a The Cure tiene que ver con hacerte viejo. Las niñas de 18 años pasan de The Cure. Y también de ti.

Cuando ella apuraba su vaso, me di cuenta de que tenía una pequeña cana en su precioso pelo negro, una cana que es como un destello en las noches de verano. Esa cana es todas sus alegrías, sus pequeñas cosas preciosas que la hacen tan especial. Porque tiene una cabeza creativa, porque es inteligente, porque no se conforma con cualquier cosa, porque tiene criterio, viste con gusto, le gusta comer con acierto, disfrutar de los placeres de la vida… Esa pequeña cana en ella es bonita, porque no tiene miedo a ella, porque no necesita esconderla, ni ser consciente de ella. Porque refleja lo que ella es y hace y cómo ve el mundo. Tú no vales mucho en las calles ni en ningún otro sitio, pero esa cana te da esperanza, porque ella puede verte tal y como eres sin tonterías, ni juegos, porque si con esa cana es capaz de ser más joven que todas, más viva que todas, puede ver luz en ti.

Que te lean es tan malo como que no te lean. Antes escribía lo que quería sin pensar en nadie. Ahora me cago en la puta.

lunes, 23 de noviembre de 2009

¡Un aplauso!

Acaban de pedirme del Festival de Zaragoza las copias de proyección de Las 5 muertes de Ibrahim Gonsález y del videoclip Param All Star (2D) en quicktime HD. ¿Qué quiere decir esto? Que hay que darle un aplauso enorme, pues es el primer festival de cortometrajes que me ha pedido no un DVD, ni una betacam, ni ningún formato que te haga plantearte el suicidio, sino un archivo informático para que la proyección tenga la mayor calidad posible.

Hay que decir que siempre será bajo los auspicios de una pequeña compresión, pero un poco de H.264 no le hace daño a nadie, que para eso vivimos con él a todas horas.

Mi más sincera enhorabuena a la organización del Festival de Zaragoza por esta decisión, espero que otros festivales tomen ejemplo y se empiecen a proyectar los cortos que no son en 35mm en condiciones. Ya lo he dicho en otras ocasiones, pero si después de tanta lucha, de tanto esfuerzo y de tanto sufrimiento, si la proyección es buena... merece la pena.

Gracias, de verdad.

El hombre que no estaba allí (Vol. 4)

Nunca se habla de Spike Lee. Siempre se le tiene por un broncas y un tío que solo hace películas de negros para negros. No puedo estar más en desacuerdo. Spike Lee es un tío de un talento desbordante que, en infinidad de veces a lo largo de su carrera, ha hecho quizá no lo que tendría que haber hecho y sí lo que le ha dado la gana (Crooklyn, La marcha del millón de hombres...) y eso ha provocado la falta de interés por él.

Sin embargo, qué otro cineasta podría haber hecho películas como Malcolm X o Fiebre salvaje. Si él no hubiera estado ahí para contar esas historias, ni John Singelton las hubiese contado.

Lee tiene una gran época que es el final de los 80 y principio de los 90, cuando firma sus mejores películas. Dio el gran salto con Haz lo que debas, a día de hoy su mejor película muy posiblemente. Ya comentamos en su día la polémica surgida con esta película que habla, obvio en Lee, de los conflictos raciales en un barrio neoyorquino. El que no mueva los pies con su secuencia se créditos es que no tiene corazón:



Quizá una de las cosas más interesantes en las películas de Spike Lee sea su diseño de sonido, muchas veces obra del gran Skip Lievsay. Siempre envuelve sus diálogos y sus escenas en una mezcla de instrumentaciones orquestales y densos sonidos de saxo tenor que dotan a la banda sonora de un toque irreal y de ensoñación. Y donde mejor lo consigue es en otra de sus grandes películas, Cuanto más mejor.

La historia, basada en la vida de varios trompetistas de jazz, indaga en un montón de obsesiones de Lee como la infidelidad, el problema racial, el talento, la búsqueda creativa, la vanidad, el fracaso y la familia. El final elíptico con el A Love Supreme de Coltrane de fondo es prodigioso, pero qué mejor que esta secuencia de compisición musical en la que Lee se sirve de sus artimañas a la dolly como nadie:



O esta otra pieza maestra - a la dolly también - en la que él mismo se coloca en la plataforma. A partir del 2:10.



Sus películas siempre han poseído una aura mágica en cuanto a la fotografía. La primeras, primorosamente fotografiadas por Ernest Dickerson, poseíamente una fuerza teatral que ejercía un contrapunto maravilloso con las historias callejeras y realistas que contaba. En la última etapa se ha valido de los esfuerzos de otros aclamados directores de fotografía. Tal es el caso de su colaboración con Rodrigo Prieto - quizá uno de los mejores directores de fotografía en activo - para La última noche. Hay muchas cosas de esta película que se pueden destacar, pero -aún a pesar de resultar tópico - quedémonos con el discursito a sí mismo de Edward Norton frente al espejo:

En los últimos años ha abandonado su cruzada racial por los thrillers, algunos como Plan oculto no están nada mal y dan cuenta de que el tío sabe hacer las cosas.

domingo, 22 de noviembre de 2009

sábado, 14 de noviembre de 2009

¡Fiestón!

Ayer tuve el grandísimo honor de ver el concierto de Kase.o y Jazz Magnetism en Madrid. Fueron cerca de dos horas de absoluta cima musical. Kase.o estaba en su salsa, yo creo que fue uno de los mejores conciertos de su vida, se lo pasaba en grande y eso se notaba.

Para los que no lo sepan, lo que hace es rapear sobre la base jazzística que le ofrecen los Magnéticos. Hay de todo, desde su ya conocido A solas con un ritmo, que ya sampleaba el Las Vegas Tango de Gil Evans, solo que ahora a ritmo de jazz total; hasta el Boogaloo, homenajeando a Wayne Shorter; A Love Supreme y otros momentos Coltrainianos y, quizá mi favorito, ese temazo que es el Voodo Child de Hendrix, bajo la letra del Ballantines de Doble V.

Para los que no lo hayan visto, aquí dejo un vídeo de un ensayo suyo en Barcelona, grabado en una magnífica azotea del Raval:



Y aquí su Myspace donde podéis escuchar tres temas más. Atención a Boogaloo.

¿Qué puedo decir yo acerca del que se considera el mejor MC del país? Pues que su talento va más allá de rapear, rimar y pensar como nadie. Es capaz de arrastrar a cantidad de chavales de 20 años a ver un concierto de jazz que es mucho más que un concierto de jazz; que es admirable ver cómo conduce su carrera por caminos no abiertos antes, como es explorar toda su creatividad y enfrentarse a un cuarteto de jazz; que es capaz de ofrecernos cosas que solo él puede ofrecer.

Desde esta humilde página nuestra enhorabuena para él y los Magnéticos, por sorprender, innovar, indagar, revolver, adentrarse, investigar, sentir y explotar. Menuda pasada.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Carpetazo


Y se cierra la trilogía de la pareja con Ne pourrais echápper des tes fantômes, el primero de los tres cortos cortos que rodamos en esa variante del stop motion que hemos venido llamando shot motion. Recomiendo pinchar aquí para verlo mejor.

Se cierra así un círculo algo experimental dedicado a deconstruir no el contenido del cine, sino su forma misma, volviendo a su esencia: fotograma a fotograma. Pero no 24 por segundo, sino lo que la secuencia requiriera. Entre muchas cosas que me llevaron a probar el shot motion, quizá la mayor fue un experimento conmigo mismo: armarme de paciencia. Porque otra cosa no, pero montar frame a frame cada corto, puedo asegurar y aseguro, que es una auténtica tortura que no recomendaría ni a mi peor enemigo.

Pienso seguir experimentando, el 3D ya me está llevando por muchos derroteros que, tiempo atrás, ni yo mismo habría imaginado. Pero hay más. Habrá más...

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Cogiendo el ritmo


El corto protagonizado por Aitana Novau y David Sancho ya se puede ver en la red. Recomiendo pinchar aquí para verlo mejor. Es una modesta producción que, en clave de comedia, habla sobre las desincronías de pareja.

En los próximos días subiré Ne pourrais èchapper des tes fantômes y la trilogía del shot motion y la pareja ya estará visible al completo. También se podrán ver el 18 y 19 en la Filmoteca de Zaragoza.

Merecerá la pena ir, porque David Sancho, que ha compuesto el tema musical de Cogiendo el ritmo, titulado El tiempo navega por mí, lo interpretará en directo, junto a mi hermano Álvaro a la guitarra. Será en la Filmoteca el miércoles 18.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Ebro Springs

Y lo llamo así porque es el primer año que veo tanto corto en inglés, incluido el mío que está en spanglish.

Parte I

Tengo que decir antes que nada que, a pesar de que los cortos los encontré más flojos - incluido el mío - que los últimos que había visto en 2007, hay algunos que destacan. Sobre todo Daniel´s Journey, que me parece un acto puramente cinematográfico.

No soy yo muy dado a la animación y menos en formato de cortometraje, pero he de decir que para mí, éste ha sido el mejor corto de este año y así me habría gustado verle ganar, además de ver a un corto de animación ganar el premio gordo, ¿por qué no? Desde esta humilde página le mandamos nuestra felicitación a Luis Zamora por mantenerte durante 13 minutos pegado a la butaca, solo con cuatro dibujos básicos, unos diálogos perfectos y una música que te atrapan.

Pudiendo haber caído en sensiblerías y demagogias, Daniel's journey se aleja de todo eso para acercarse al cine en estado puro: cuando te olvidas de todo lo demás y te sumerges, al cien por cien en la película.

Parte II
Lo mejor de la noche fue la sesión crooner de mi hermano David Sancho en el autobús, repitiendo hazañas de 2007.

Parte III

Sí que hablaré de esa extraña cosa que es recibir premios. Sinceramente, recibir un premio al mejor director está muy bien, pero me parece una tontería. Hace años, muy posiblemente, me habría hecho ilusión, pero a día de hoy no le encuentro mucho sentido. En la época de Huida a toca teja quizá lo habría valorado o con Perceval habría sentido algo de reconocimiento. Pero hoy... hoy me da igual.

El problema es la fe.

Desde bien crío yo sabía que quería hacer películas. Tenía una fe absoluta en el cine. Fe obsesiva. No soy adorador de Kubrick porque sí. Lo que más me gustaba en el mundo era hacer películas. Hoy, lo que más me gusta es verlas.

Mi crisis de fe con el cine es como una crisis religiosa para un creyente. Yo siento que me he dado cuenta de que ni el cine, ni yo como cineasta, era lo que pensaba que era. Como le dije hace poco al amigo Nacho Lasierra, todos guardamos cadáveres en la nevera. Y esos cadáveres los puedes arrastrar para siempre. No hace falta que diga el nombre propio del mío, pues de todos es conocido y lo he dicho en esta misma página hasta la saciedad.

Sólo pude acercarme a volver a hacer un corto - algo que juré jamás haría - convirtiéndolo en algo que no fuera un corto: olvidándome del sistema de grabación convencional y sustituyéndolo por fotos; reduciendo el equipo a unos pocos amigos; haciendo cine de guerrilla; ser meticuloso, pero no obsesivo; olvidarme de storyboards y cosas prefijadas y tratando de disfrutar con el proceso. La cosa salió bien y por eso la experiencia mereció la pena. Ese nuevo medio que el shot motion me deja trabajar sin tener fe. Del mismo modo que el 3D me permite olvidarme de todo lo aprendido y volver a empezar.

La fe se pierde - fe en dios o en el cine o en lo que sea - porque se pierde la inocencia: cuando te das cuenta de cómo son las cosas de verdad, no vuelves a verla - ni a verte a ti mismo - del mismo modo. Por eso el 3D me ha dado la vida: porque al tener que aprender todo otra vez, he vuelto a ser inocente - o al menos más inocente - y sino fe, al menos sí que me trae esperanza.

No creo que yo fuera el mejor director anoche. Creo que Ciro se lo merecía porque su corto está lleno de sutilezas que muchos seríamos incapaces de poner en marcha; Luis Zamora está también en mi lista, porque a ver cómo te haces un corto así y dejas al espectador sin poder moverse; Fernando Vera o Pilar Gutiérrez también habían hecho un muy buen trabajo de dirección cada uno con su corto. Sin embargo, yo no puedo verme a mi mismo como un cineasta a día de hoy. Mirando los cortos que he hecho en retrospectiva, dudo tener el talento que crees tener y que te impulsa a seguir. Me veo a mi mismo como un profesional. No sé hacer otra cosa. Te hago un spot, lo mismo que un videoclip o una escena de acción. Entro en una habitación y planifico, monto y designo la puesta en escena sin parpadear. Pero ¿soy bueno? ¿tengo talento? ¿no me estoy meando fuera el tiesto?

A las dos primeras no sale un no claro, a la última le digo que sí. De mejor director nada, ya me gustaría acordarme de qué carajo es eso de dirigir.

Parte IV

Ayer se habló mucho del amor. Y eso me pregunto yo.

¿Dónde cojones está el amor?

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Marta y los escaparates

El videoclip Marta y los escaparates del grupo Copiloto, dirigido por Marta L. Lázaro, que ganó en el Festival de Videoclips de Alcañiz se puede ver ya en la red, aunque a un tamaño que supongo se corregirá. Es un interesante trabajo de planos secuencia que recurre a técnicas que últimamente se están volviendo a poner de moda, como rodar de manera inversa. En la dirección de arte trabajó nuestro amigo Luis Sorando. Y en la dirección de producción Patricia Alcolea. Un saludo para ellos y para Marta desde esta humilde página.

martes, 3 de noviembre de 2009

Mi amigo Ibrahim

Por fin se puede ver en la red Las 5 muertes de Ibrahim Gonsález (recomiendo pinchar aquí para verlo en HD). A tan solo unos días de que se vea en el Festival de Fuentes de Ebro. El pasado 28 de octubre se proyectó en el Festival de La boca del lobo de Madrid y la comedia, una vez más, funcionó.

Los días 18 y 19 de noviembre se podrá ver junto a otros de mis cortos en la Filmoteca de Zaragoza.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Más allá

Fue un auténtico privilegio ver el otro día en el cine - y en proyección digital - La naranja mecánica. ¿Para qué voy a hablar de la calidad de la cinta? A pesar de que sé que Kubrick ostenta numerosos detractores, no me molestaré en defenderla, pues se defiende ella sola.

Sí que hablaré en cambio del lenguaje cinematográfico de Kubrick y la estereoscopia. ¿Qué tienen que ver? Más de lo que parece a simple vista. No es casual que, en mi caso, tras muchos años de veneración por Kubrick y su modo de hacer, encuentre ahora refugio en el 3D. No me gusta el 3D porque es nuevo, ni porque está de moda, ni porque sea la hostia. Me gusta el 3D porque es un lenguaje que entiendo y que admiro desde que supe que dedicaría mi vida a esto de filmar.

Cuando pienso en cómo rodar algo, el lenguaje estereoscópico - todavía en bragas - me traslada a lenguajes similares en 2D como el de Orson Welles o John Ford, pero es quizá en Kubrick donde encuentro un mayor acercamiento. Hay en Kubrick una aproximación verdadera y enfática de lo que se puede explorar con el 3D, en sus planos con grandes angulares, situando la cámara muy cerca del actor, pero dando relevancia al resto de elementos de la escena; así como en sus largos travellings siguiendo a los personajes; en la definición de los espacios; en - por supuesto - el tempo de la película y el ritmo de lectura de los planos; en la disposición de la cámara en contrapicados que, a veces, hacen parecer que el actor sale de la pantalla...

Ya he dicho con anterioridad que de haber existido la tecnología estereoscópica actual, Kubrick habría rodado 2001 así. No creo que solo 2001, creo que todas sus películas. Viendo La naranja mecánica en pantalla grande y con un grado de detalle absolutamente apabullante, se aprecia mucho más lo que digo, y es que a mi no me gusta el 3D ahora, como por casualidad y por eso digo estas cosas. No hablo del 3D como mucha gente lo entiende: un ente abstracto que no es más que un efecto especial más para vender palomitas. No lo creo y afirmo con total rotundidad que la estereoscopia es un nuevo lenguaje cinematográfico y audiovisual y que, sus bases, siempre han estado ahí. Yo he volcado toda mi fuerza en el 3D porque es algo con lo que he convivido siempre y la forma de contar de Kubrick me lo deja claro: Me gusta el 3D porque me ha gustado desde siempre Kubrick. No es casualidad.

Sé que muchos no verán estas apreciaciones y por muchas veces que vean La naranja mecánica no verán el 3D por ninguna parte. Eso es porque piensan en cosas saliendo de la pantalla. Cuando es lo último que hay que pensar.

El 3D es profundidad, en todos los sentidos.